Cinco pasos para pasar una buena NocheVieja en 2016-17

Publicado el 22 abril 2016

Hostales y Albergues - Nochevieja

 

Si la Nochevieja donde vives fue como un petardo mojado, no eres el único. El problema de pasar la fiesta más grande del año en casa es que no puedes en realidad romper totalmente con las normas. Demasiado a menudo terminas haciendo lo que harías en un fin de semana normal, aunque lo hagas con más intensidad o durante un poco más de tiempo. No es el escenario ideal para una noche que trata sobre mirar hacia el futuro.

Los viajeros entusiastas te dirán que sus Nocheviejas más memorables las han pasado viajando. Nuevos horizontes en lugar de sitios familiares; nuevas tradiciones en lugar de las mismas viejas canciones y juegos; libertad y posibilidades en lugar del inminente horror del día de vuelta al trabajo.

Desafortunadamente, reservar un albergue para Nochevieja no es fácil. Así que te recomendamos que empieces ahora a planear para la Nochevieja del 2016-17. Podría no parece espontáneo, pero estarás conforme cuando el 31 de Diciembre llegue nuevamente…

1. Haz una gran lista

Esta es la parte divertida. Lánzate a una gran tormenta de ideas sobre viajes. No lo pienses mucho, no cuestiones las ideas – simplemente escribe todos aquellos sitios donde te gustaría ir, o todos aquellos sitios en los que has estado y te gustaría volver, y todos aquellos sitios que tus mejores compañeros de viaje y tus escritores de viajes favoritos te hayan recomendado. Ni siquiera piense en Nochevieja en este momento; eso vendrá más tarde.

2. Deja las ideas reposar

Déjalo estar por unos días. Seriamente. Nosotros sabemos que esto puede que no suene como un paso en el proceso, pero realmente hace una gran diferencia. Si tratas de perfeccionar y reducir tu lista inmediatamente, tu cabeza estará muy saturada. Durante unos cuantos días vuelve a tu vida normal. Ahora que has sintonizado con los lugares en tu lista, verás como empezarás a notarlos en todo – en el periódico, en la radio, en una conversación que has oído en la cafetería, empezarán a sobresalir. De acuerdo: ahora estás preparado para acortar la lista.

3. ¡Organizate!

Lo primero, elimina de la lista todos aquellos lugares que no hayan estado presentes en tu cabeza durante estos días que estuviste alejado de la lista. Ahora empieza a organizarte. Necesitas tomar en consideración algunos aspectos prácticos en este momento, un buen método es ordenar los destinos restantes por precio.   Comprueba cuánto te podrían costar los billetes y el alojamiento, y separa la lista en “Por debajo del presupuesto” “Asequible” “Por encima del presupuesto”. (Recuerda comprobar los precios para las fechas de fin de año. Es muy probable que los precios sean un poco más altos que las tarifas estándares.) Descarta la columna de destinos “por encima del presupuesto”, pero no la borres – mantenla a un lado para que te inspire para futuros viajes.

4. Averigua sobre las celebraciones de Nochevieja

El siguiente paso es ordenar las dos listas restantes, de forma tal que terminarás con un destino favorito en cada una de las listas. Para hacer eso, necesitar hacer un poco de investigación detallada sobre lo que cada destino ofrece para esas fechas. ¿Inmensas fiestas callejeras? ¿Reuniones tranquilas en la playa? ¿Exhibiciones de fuegos artificiales? ¿Música en vivo? Es algo así como poner en una balanza lo que cada sitio tiene para ofrecer y lo evalúes a la luz del tipo de celebración que mejor te encaja. No te compliques con el análisis y toma en cuenta que probablemente no quieres hacer lo mismo que haces en casa. Asegúrate que las celebraciones tengan ese toque local que no encontrarás en casa y que te da la oportunidad de explorar.

5. RESERVA RESERVA RESERVA RESERVA RESERVA

El paso uno trataba sobre todo de no pensárselo mucho. Este quinto paso es lo mismo. Una vez que hayas tomado una decisión, reserva. Si lo dejas estar podrías perder el impulso o – peor aún – encontrarse con que los albergues están todos reservados.

Una nota final: si quieres que tus amigos vengan contigo, hazlos que entren contigo en el proceso (por ejemplo, justo después del paso uno). De no hacerlo, podrías verte en la situación de cambiar tus planes cuando estés más adelantado en el proceso.

 

¡Buena suerte con la planificación!