Los distritos de Barcelona que los turistas no visitan, pero deberían

Publicado el 29 marzo 2016

Hostales y Albergues - Sarrià
© Copyrights: Jorge Franganillo

Sarrià, un distinguido barrio con sabor a pueblo.

Si estás de mochilero en Barcelona, lo más probable es que te alojes en albergues del centro de la ciudad – el viejo distrito de Ciutat Vella, el sucio y multicultural Raval, el moderno Gracia o las elegantes calles de Eixample, sin embargo si has visto ya los principales sitios turísticos de la ciudad y estás harto de perderte en la parte vieja de la ciudad, hay algunos distritos “fuera de ruta” que merecen la pena ser explorados.

Sant Andreu

Incluso muchos barceloneses (aparte de los que viven allí) no se han aventurado a conocer este distrito, pero debido a que está a solo unos quince minutos en metro de la ciudad, no hay excusa. Sant Andreu de Palomar, como unos cuantos distritos de Barcelona, fue en algún momento un pueblo aparte y fue absorbido por la expansión de la ciudad por allí del año 1897. Aún hoy, conserva ese ambiente pueblerino. Lo primero que notarás cuando salgas de la estación de metro es la impresionante cúpula de la iglesia de la zona que es diferente a las demás de la ciudad. Pasea por las calles para ver las tiendas tradicionales de Sant Andreu, su bella y colorida arquitectura y su viejo mercado, luego dirígete a la parroquia de Sant Pacià donde podrás disfrutar de un mosaico original de Antoni Gaudi.

Sarrià

Sarrià es un distrito lleno de elegancia favorecido por ciudadanos adinerados de Barcelona, pero aún así mantiene muchos de su toque local. De hecho fue la última de las poblaciones que circundaban Barcelona en unirse a la ciudad, haciéndolo en 1921. Hoy en día, Sarrià es un sitio donde encuentras elegantes casas, villas decoradas al estilo art noveau así como antiguas tiendas llenas de tradición. Algunos de los sitios que merecen la pena ser vistos en esta zona son su mercado cubierto que tiene siglos de antigüedad y la Torre Bellesguard – una construcción similar a un castillo medieval que fue diseñado por el mismo Gaudí, y que fue abierto por primera vez al público en 2014.

Horta-Guinardó

Si sientes la necesidad de escapar de la ciudad por un rato y dirigirte a los pacíficos alrededores del campo, entonces Horta-Guinardó es lo que buscas. Localizado en el noreste de la ciudad, está rodeado por montañas y repleto de colinas verdes y grandes espacios abiertos. Aqui puedes pasear por encantadoras plazas, incluyendo la muy tradicional Plaza d’Eivissa, y visitar el Parque del Laberinto dotado de un estilo neoclásico del siglo 18, con su elegante y enigmático laberinto.

Poble Nou

Situado al este del centro, el distrito costero de Poble Nou en algún momento era una zona de fábricas, talleres textiles y chabolas. Hoy en día se ha ido reinventando a sí misma poco a poco – por lo que encontrarás una interesante mezcla de viejos edificios industriales y de la elegante arquitectura por la que es famosa Barcelona. Para realmente tener una idea de la zona, debes dar un paseo por la Rambla arbolada, llena de cafés, luego dirigirte a la prestigiosa zona de 22 @. 22 @ ha sido denominado por muchos como el nuevo Silicon Valley, atrayendo así a empresas de la nueva era, interesantes empresas de nueva creacion, compañías de diseño así como a los novedosos y en boga espacios de co-working.